Páginas vistas en total

martes, 8 de agosto de 2017

Amor es la alegría que nos produce la sola existencia de alguien...

"Qué fácil es morir, vivir, amar y dejar de amar", piensa Satoru en Vidas frágiles, noches oscuras de Hiromi Kawakami, sin embargo su vida transcurre bajo la realidad de que es tremendamente difícil querer a alguien que nos quiera, y que ese amor se mantenga a lo largo del tiempo sin imposturas.
Amor es la decisión de trabajar, activamente, por la libertad de otra persona, para que pueda elegir que hace con su vida aunque no me incluya, le escuche decir en un vídeo de estos que cuelgan en FaceBook hace unos día a Jorge Bucay...
Dale al play y sigue leyendo...
...concebimos el amor con un acto mercantilista más de la vida que tenemos, en donde la posesión se nos antoja como paradigma de cualquier situación o acción, como si de una compra se tratara, cuando no todo se puede comprar; no comprendemos que el amor no es posesivo, hemos errado en el síntoma, creyendo que los celos son el acto que refrenda que amas, entonces nos equivocamos en concebir qué es el amor, creyendo que sin celos no hay amor.
Cuando el amor y los celos son constructos de dos dimensiones diferentes, no son ni causa ni efecto uno de otro, e incluso ni correlacionan. Es un razonamiento absurdo, aunque cotidiano y generalizado, los celos no forman parte del amor, forman parte de nuestras propias inseguridades.
Nos ilumina Ambrose Bierce en su Diccionario del diablo con una muy lúcida definición de los celos como el temor a perder a alguien que si lo perdiéramos por lo que temo perderlo no valdría la pena haberlo conservado.
Quién quiere estar al lado de alguien que decide que no quiere estar contigo??? quién quiere estar al lado de alguien que está con otra persona a escondidas o que te engaña mientras está contigo??? es un verdadero sinsentido, eso son los celos.
Piensas... que fácil escribirlo y decirlo, pero cuando estás enamorado, ese miedo, esos celos, ese temor a perder a la persona que amo y que se vaya con otro, lo siento como si se tratara de un componente innato a mi mismo, carente de cura, que al final se convierte en una especie de profecía autocumplida en donde el intentar evitarlo causa lo que no quieres que ocurra.
Es un pensamiento que la mayoría de los humanos tenemos, con reminiscencias judeo-cristianas, en donde nuestra premisa se resume en elegir a una pareja y que sea para siempre y aún encima seamos felices, yo la llamo la falacia del amor, vendida por libros, películas y series, haciéndonos creer que la mononorma heterosexual es el fin de nuestra vida, y que conseguido podemos echarnos a dormir y dejar que pase el tiempo, olvidando que lo más importante no es el fin sino el proceso en si...
...no sería mejor ser una persona que quiere ser elegida cada día, entender que mi pareja puede mirar a otras personas e incluso irse con ellas, mi pareja es una persona independiente y libre, que puede volver o no a elegirme cada día, una cosa es el amor y otra muy diferente la pareja.
Si mi pareja ama a otra persona y es feliz y yo la amo, qué debo hacer???
La pareja se basa en un proyecto a largo plazo de vida conjunta, que puede basarse o no en el amor mutuo o de uno de los componentes por el otro o incluso en la falta de amor, pero si de respeto, cariño, apego... por esa con quien he elegido compartir mi vida.
Alegrarme de que esa persona a la que amo sea feliz, esté o no conmigo, es la base del amor que podríamos definir, ahora no me acuerdo a quien se lo escuché una vez como la alegría que nos produce la sola existencia de alguien.